Menu

x

Audio en vivo

Get the Flash Player to see this player.

Ver noticias de...

Revisa tu horoscopo

Tarija: beneficiarias tomaron un súper

Tarija: beneficiarias tomaron un súper

El sábado 10 de febrero, beneficiarias que no consiguieron ficha para recoger los productos del subsidio tomaron el supermercado Urkupiña, responsable de dispensar los productos frescos en Tarija. Las madres cerraron ambas puertas de salida exigiendo ser atendidas. Los clientes particulares quedaron encerrados en el negocio.

Voceros del supermercado explicaron que cuando se adjudicaron la entrega del subsidio tenían previsto atender a entre 1.500 a 2.000 beneficiarias al mes, pero en los hechos deben atender a más de 3.500.

En contacto con medios locales, el director interino del Servicio de Desarrollo de las Empresas Públicas Productivas (SEDEM), Marcelo Pérez, negó las versiones sobre una recisión el contrato con el supermercado tarijeño Urkupiña. Indicó que buscan ampliar la cantidad de suministradores para determinados productos.

Durante el mes de diciembre, en Oruro se registraron largas filas en el supermercado Ermes, que tiene la adjudicación para la entrega de alimentos del subsidio. Las beneficiarias se quejaron por los precios y con recibos en mano reclamaron por papayas y sandías hasta en 20 bolivianos. La gerencia del negocio dijo que filas se debían a que las mamás se guardaron los vales para los fines de semana y feriados.


Testimonio
Betty Mamani, beneficiaria del subsidio
“Me sentí discriminada”

Los productos que nos ofrece el subsidio del SEDEM son de primera necesidad pero caros y no son frescos. Por ejemplo, en el mercado puedo encontrar un kilo de quinua a 12 bolivianos pero en el subsidio me entregan -el mismo kilo- a 30,50.

No es alentador ir al súper porque si es subsidio no dan factura, sólo descuentan de la tarjeta. Hace unas semanas fui al Ketal del teleférico Amarillo. Estaba lleno de madres que querían recoger los productos y de sacos de mercado. Como el lugar es pequeño uno no podía moverse.

No sé si las verduras son de productores nacionales porque no son económicas como en Villa Dolores o el Rodríguez. Por ejemplo, el kilo de haba del subsidio está a 7,50 bolivianos y en el mercado está a 3,30. Por dos kilos y medio de papa me cobraron 15 bolivianos; con ese dinero -igual sin factura- podría comprar como seis kilos. La lechuga que escogí me la cobraron porque supuestamente no es un producto criollo. Entonces, ¿cómo debo elegir? En mi dieta, creo, tengo derecho a consumir otras verduras.

Al comprar plátano vi que los con letrero del subsidio estaban verdes y pequeños. Un poquito más allá había otros bonitos; pregunté y me dijeron que sólo podía llevar los otros. ¿Es decir para el subsidio los productos deben ser de segunda calidad o algo así?

Un kilo de cadera del subsidio cuesta 49,50 bolivianos, en el mercado la misma carne está entre 34 y 40. Cuando me acerqué, el vendedor me preguntó si era del subsidio. Me sentí discriminada pues acaso ¿no puedo comprar y porque es del subsidio me pueden tratar de otra manera?

La empresa donde trabaja mi esposo desembolsa dinero, existe retroactivo del aumento salarial anual. Entonces no nos regalan los productos sino es dinero que se les paga.

En el mercado puedo escoger lo que quiero y necesito, pero en el supermercado no puedo hacer esto. Tienes que llevar sí o sí porque si no, pierdes todos esos productos.

Las últimas naranjas que llevé estaban secas y caras. Creo que deberían cambiarlas por otros alimentos más frescos y saludables. También la forma de atención es discriminadora, por lo menos en las sucursales del supermercado a las que yo fui por mi subsidio.

<< Ver mas noticias

Ultimas noticias

Ver mas noticias
Hosting Gratis BoliviaStreaming.Net Musica Online Hosting Gratis BoliviaStreaming.Net