Menu

x

Audio en vivo

Get the Flash Player to see this player.

Ver noticias de...

Revisa tu horoscopo

Con un apthapi se dará inicio al mes de la Pachamama

Con un apthapi se dará inicio al mes de la Pachamama

El olor a incienso delatará una vez más a la mesa que arde en el fuego como ofrenda a la tierra.

Mañana comienza el mes de la Pachamama que traerá consigo los rituales en las wak’as. En el Faro Murillo, de El Alto, los amautas se preparan para hacer hoy a las 12:00 un apthapi y así dar inicio a las celebraciones.

"El apthapi es para agradecer a la Pachamama, para pedirle permiso para que nos deje trabajar.

Las personas vienen incluso desde la medianoche del 1 de agosto”, explicó el secretario general de la Asociación Tupak Katari, Lorenzo Cruz.

Esta asociación tuvo que trasladarse más de 200 metros de su ubicación actual, pues en el lugar que ocupaban se establecerá una nueva línea del teleférico. Ahí, con sus pertenencias aún en saquillos, cortaban la madera y preparaban los materiales que utilizarán hoy para el apthapi.

El amauta Francisco Huacani señaló que no pueden irse más lejos pues el Faro Murillo es una wak’a, un lugar sagrado, y ahí se alimenta a la tierra que "está hambrienta”, porque concluye la primera temporada agrícola en el mundo andino.

Las mesas tienen que ser dulces, aunque se incorporan diferentes símbolos, dependiendo del pedido de la persona.

Los principales propósitos son: agradecimiento y reciprocidad; "pero además piden salud, amor, dinero, bienes materiales, trabajo y viajes”, dice la amauta Rosario Pinto.

Hay tres mesas que los amautas del Faro Murillo ofrecen. La "wawa”, que cuesta 100 bolivianos; la Chacaltaya, que se vende a 50 bolivianos, y la Especial, que tiene un costo de 30 bolivianos.

Para Huacani es importante que las personas no hagan preparar sus mesas con las chifleras porque no están habilitadas para eso. Deben comprar los componentes y dárselos al amauta para que la arme.

"Algunas personas dicen que han ofrecido mesas y no ha servido de nada. Eso es porque nosotros tenemos que armar la mesa pidiendo a los achachilas, al Tata Santiago y a la Virgen, mientras vemos el destino de esta persona, su suerte y ponemos los elementos. Es un proceso que dura por lo menos una hora”, asegura el amauta.

Y es cierto. Huacani no hace mesas "para la foto”, esto es algo serio y se debe asumir como tal.

Coloca alcohol en el papel que contendrá la mesa pidiendo a los achachilas y a los santos salud y trabajo para la persona.

Las imágenes hechas para las mesas que representan al tata Santiago, a la Virgen y al sapo son colocadas estratégicamente en la mesa. Hay dulces en forma de botellas de cerveza que se ubican dentro del círculo delimitado por la lana de llama.

Los misterios y otros símbolos se colocan en la mesa. Si en algún momento observa algún problema, lo dice.

Puede advertir una maldición, que hay que llamar el ánimo o "ajayu” de la persona, que la indecisión le perjudica, incluso puede saber que si tiene "una señal” como la que los amautas reciben cuando su destino es marcado por un rayo que cae cerca de ellos y que se traduce en su vocación.

Retazos plateados dan por concluida el armado. El amauta pone la mesa sobre la cabeza y las manos de la persona e intercede por ella a las deidades ancestrales del mundo andino y a los santos.

La mesa va al fuego y las señales no concluyen. Él recomienda qué miembro de la familia hay que cuidar o determina si hay que hacer una limpia. Si el "ajayu” de la persona se ha ido "por un susto”, lo llama atando lana blanca en la mano derecha y el cuello de la persona.

"Nosotros tenemos que agradecerle a la Pachamama porque es el suelo en donde caminamos, del lugar que recibimos nuestros alimentos. Hay que dar las gracias a la tierra por todo”, concluye el amauta.

<< Ver mas noticias

Ultimas noticias

Ver mas noticias
Hosting Gratis BoliviaStreaming.Net Musica Online Hosting Gratis BoliviaStreaming.Net