Menu

x

Audio en vivo

Get the Flash Player to see this player.

Ver noticias de...

Revisa tu horoscopo

“Nos falta inscribir en el genoma democrático la no reelección”

“Nos falta inscribir en el genoma democrático la no reelección”

El empresario y líder opositor Samuel Doria Medina advierte "un cambio de rumbo en Bolivia”, tanto en lo político como en lo económico, y "un cambio del sentido común de la sociedad boliviana, que no va a tolerar que alguien se quiera eternizar en el poder o que quiera ejercer un poder sin límites”.

Afirma que la democracia ya está inscrita en el genoma de todos los bolivianos, pero que falta inscribir en el genoma
Doria Medina insta a la oposición a construir la unidad en los próximos tres años y a elegir un candidato único mediante primarias para enfrentar al Movimiento Al Socialismo (MAS).

Usted ha tenido un par de semanas muy agitadas con la presentación de una propuesta económica, la imputación por el caso FOCAS y la compra del hotel Los Tajibos, con varias acusaciones del Gobierno de por medio…

Yo sigo haciendo lo que he venido haciendo desde hace muchos años, invirtiendo, generando trabajo, y el Gobierno sigue también en lo mismo: perseguir, tratar de anular a los que le puedan hacer frente, siempre con odio. Yo digo que son dos Bolivias, una que está viendo el futuro con emprendimientos, con soluciones, y otra amarrada al poder, con bronca, con persecución política, abuso de la justicia.

Entonces, ¿cómo ve el futuro inmediato?
Yo veo que se está dando un cambio de rumbo en Bolivia. Lo percibo por muchos elementos. Hay un cambio del sentido común de la sociedad boliviana que no va a tolerar que la gente o que alguien se quiera apoderar del poder eternamente, que quiera eternizarse en el poder o que quiera ejercer un poder sin límites. Yo creo que se acabó esa etapa.

Y en lo económico, la gente ve con mucha claridad la necesidad de canalizar los recursos hacia lo productivo, que se acabe el despilfarro. La noticia que ha sacado Página Siete sobre la compra de alfombras asiáticas por el Ministerio de Hacienda es muy fuerte. En las redes ha tenido tanto impacto como la amarrada de huatos a los zapatos del Evo. Han comprado dos millones de bolivianos en muebles para el Ministerio de Hacienda y los muebles más exclusivos de la zona Sur para la oficina del Ministro, de los viceministros, que son cuatro oficinas.

La licitación esa no puede ser un error administrativo. ¡Por favor, alfombras persas por 230 mil bolivianos! No se fomenta la industria nacional. ¡Terrible! Sigue la lógica de despilfarro. El Ministro de Finanzas quiere tener la oficina más lujosa del mundo. Pero, bueno, la gente ya no acepta, no tolera, no se traga esas historias de que son "errores administrativos” o que "se rompió la cadena de mando”.

Veamos el tema económico. ¿Hay crisis o no hay crisis económica?
Hay crisis cuando caen los recursos, cuando no hay empleo. La economía se ha desacelerado en su ritmo de crecimiento. Hay algunos indicadores que muestran que es un problema severo, una crisis severa.

Las exportaciones de Bolivia llegaron el 2014 a 13.000 millones de dólares, el año pasado cayeron a 8.500 millones y este año terminarán en 6.700 o 6.800 millones. En dos años, los ingresos han caído a la mitad. Decir que no hay crisis, que no pasa nada, es querer tapar el sol con un dedo.

De acuerdo a las propias cifras oficiales, este no es un problema pasajero, va a durar varios años. Según el Ministerio de Finanzas el año más duro será el próximo. Se estima que el déficit fiscal de este año será del 6,5% y de 7,1% en 2017. La situación no cambiará mucho en 2018. Está previsto un déficit de 6,8% y el 2019 todavía va a haber un déficit. Estamos hablando de que en los próximos tres años nuestra economía va a tener menos ingresos y nuestra balanza va a ser negativa.

El otro indicador preocupante es el de las reservas internacionales. De 15.350 millones de dólares en diciembre de 2014, han bajado en algo más de 2.000 millones en 2015 y este año estamos perdiendo a un ritmo de 210 millones de dólares por mes. A fin de año vamos a llegar con 10.200 millones de dólares. En dos años han caído en un 33%.

Como sabemos por las cifras oficiales el 2017 y el 2018 va a seguir la crisis y si perdemos otros 2.500 el 2017, estaremos quedando con 7.500 millones y el 2018 con 5.000 millones. Ese ya es un límite muy complicado porque no todas las reservas son de libre disponibilidad. Por eso el siguiente tema es complicado, porque el Gobierno si quiere corregir esta situación, tiene que tener una política cambiaria diferente. El Gobierno no puede mantener el tipo de cambio fijo. Eso está contribuyendo a la pérdida de reservas.

¿Usted está sugiriendo una devaluación?
Tenemos un mecanismo que ha funcionado perfectamente durante 20 años, que es el bolsín. Con el bolsín se puede variar el cambio un centavo cada semana. Eso no va a terminar en inflación, no va a provocar pánico ni desorden ni nada. Eso ha funcionado bien y la gente ya lo tenía asumido.

Qué pasa cuando no haces nada. Si estás con una persona en un incendio y dices "mejor no le aviso que hay incendio para que no se asuste”, nos quemamos los dos. Si no se hace nada, en poco tiempo va a ser peor. Por eso es que nosotros alertamos sobre la necesidad de tomar medidas preventivas. En 20 años, el bolsín ha funcionado bien, con pequeños ajustes. ¿Qué pasa si no se ajusta? Va a resultar que de aquí a un año ya no va a ser suficiente manejar un centavo por semana, vas a tener que hacer una devaluación y será de mayor impacto.

¿Qué otras medidas propone para enfrentar la actual situación?
Este Gobierno ha hecho una campaña diciendo que no hay propuestas de la oposición, pero nosotros hemos presentado un plan para hacer frente a la crisis del neocapitalismo de Estado con 77 propuestas en todos los campos.

El Gobierno ha criticado su plan…
El Gobierno le dijo a la COB que no se va a pagar el segundo aguinaldo por la caída del precio del petróleo, por la sequía y por la huelga de transporte pesado, pero esas no son las causas. Es porque ha fracasado el modelo que ha aplicado en los últimos 10 años, por haberse aferrado al extractivismo, a la exportación de las materias primas y ahora somos más dependientes del gas de lo que éramos hace 10 años.

Debe ser complicado aceptar la verdad, pero no tienen salida y no tienen salida rápida porque además han cometido gruesos errores.

Cuando se hablaba de industrializar el país, de diversificar la economía, se suponía que era agarrar la plata del gas e invertirla en industrias de alimentos, de vestimenta, de materiales de construcción, pero estos señores han entendido mal el concepto y han metido más plata a los hidrocarburos, han hecho plantas de miles de millones de dólares relacionadas a los hidrocarburos. Entonces, al caer el precio del petróleo, no solamente resulta afectada la exportación de gas, sino toda la producción relacionada con el gas.

Pasando a otro tema, la inversión en el hotel Los Tajibos es una apuesta fuerte…

Cuando yo transferí Soboce, dije que todos esos recursos los iba a invertir en Bolivia. Ya me estaban acusando de que me llevo el dinero afuera y el vice dice no pagué impuestos. Si él supiera que yo no he pagado impuestos y no hace nada, estaría incurriendo en un delito, ¿no es verdad?.

Cuando uno hace una transacción en la bolsa, desde hace varios años, desde que se creó la bolsa, y eso se hace en todo el mundo, si uno hace una transacción en la bolsa no hay ningún impuesto, no hay impuesto a las transacciones, no hay impuesto a la ganancia de capital o sea no hay ningún impuesto. Y yo estoy cumpliendo mi palabra. He hecho ya varias inversiones.

Una de mis hermanas, con el dinero que ha recibido de la transacción de Soboce, ha decidido hacer sus propias inversiones en un edificio en lo que era la casa de mis papás, un edificio que va a ser el más alto de La Paz. Ese edificio cuesta tanto como Los Tajibos, treinta y tantos millones de dólares.

Yo he hecho otras inversiones en La Paz. Yo creo que la molestia del Gobierno es que ya no tiene el argumento para decir que me llevé el dinero afuera. Lo estoy invirtiendo en Bolivia.

¿Por qué Los Tajibos? Me dijeron que el hotel estaba en venta y que estaban conversando con un grupo chileno. Yo hablé con mi familia y manifesté mi interés.

Los Tajibos es un símbolo de Santa Cruz y creemos que el turismo va a crecer. Es un hotel muy particular porque la mayor parte de su valor no está directamente relacionada con el hotel sino con el terreno. Cualquier hotel en cualquier parte del mundo se hace en 5.000 metros cuadrados. Este tiene 42.000 metros cuadrados y está en la San Martin.

Hablemos de política. ¿Cree que Evo va a insistir en la reelección?
Por lo que estamos viendo en Venezuela, está claro que este tipo de gobiernos no ceden el ejercicio del poder fácilmente, se aferran al poder, tratan de quedarse a como dé lugar. El mensaje del 21 de febrero ha sido muy claro, inclusive más claro por lo que Evo planteó. Dijo: "Vamos a preguntar si me quieren o no me quieren”. Bueno, la población dijo que ya no lo quería más. En cualquier otro país, nadie tendría dudas, pero aquí vinieron con la historia del segundo tiempo y el Gobierno dedica básicamente la mayor parte de su tiempo a lograr ese objetivo. Pero yo veo que hay mucha claridad en los bolivianos. No van a permitir que eso suceda.

Si quieren hacer otro referéndum, van a perder como en la guerra. Esta vez va a ser un 80-20. De todos modos, sería un antecedente nefasto, porque podríamos dar lugar a que alguien pierda una elección y diga: "No, haremos otra más”.

¿Cuál es la alternativa?
Sí, el tema importante es la generación de una alternativa. No sabemos quién va a ser el candidato del MAS, pero sea quien sea va a ser uno solo. Entonces, es fundamental que haya un solo candidato de la oposición, que no haya tres o cuatro.

¿Y entorno a qué debería producirse esta unidad?
La unidad en una alternativa democrática debe darse en torno a un programa muy simple pero muy claro, para construir una democracia con límites, una democracia con instituciones no en función de personas, yo diría incluso sin reelección de nadie, que no haya más reelección.

Hemos cumplido 34 años de democracia y yo creo que la democracia ya está inscrita en el genoma humano de los bolivianos. Lo que nos falta es inscribir en el genoma democrático de todos los bolivianos la no reelección, el respeto entre los poderes. Ese debería ser el programa básico en materia democrática.

¿Cómo se define al candidato? Porque esta no es la primera vez que se habla de unidad.
Democráticamente, como se lo hace en todos los países del mundo. Ahora hay la ventaja de que restan tres años para las elecciones, entonces hay tiempo.

¿Está hablando de primarias?
Claro, llámense lo que se llamen, pero que sea el ciudadano el que defina. Eso es lo más adecuado. Yo soy una persona que sé competir y cuando no gano también sé aceptar. Yo voy a competir, pero si no gano, si hay otro candidato o candidata que tenga más apoyo, va a contar con mi apoyo, de la misma manera que espero que me apoyen si es que yo tengo el mayor apoyo del ciudadano. Es la población la que tiene que definir.

Pagina Siete

<< Ver mas noticias

Ultimas noticias

Ver mas noticias
Hosting Gratis BoliviaStreaming.Net Musica Online Hosting Gratis BoliviaStreaming.Net