Menu

x

Audio en vivo

Get the Flash Player to see this player.

Ver noticias de...

Revisa tu horoscopo

Los gallitos dicen....

Los gallitos dicen....

La Paz, 03 de may. Bienaventurados los pollos, que de ellos comeremos hasta chuparnos los dedos y —¡Dios nos libre!— volvernos homosexuales. Dichosos de ellos, los pollos, que por obra pero más gracia de un presidente se han cargado sobre sus espalditas la opinión del mundo entero, en columnas de periódico rectas y chuecas, para beneplácito de sus madres, cluecas, las gallinas. ¡Ah, marillos!

¿Qué pasa en el gallinero que el Palacio anda revuelto? El ex vocero de pollos que ahora hace de gallo pinto, mide con regla, sucinto, hasta las aseveraciones de los extintos. Así cualquiera distingue entre insignificancias e importancias, mas no se atreva, su pingüe, a cambiar las prioridades de Su Excelencia.

Y así es como el verso dicta: Número uno de los manuales, el mismísimo gallo cantor, ningún Canelas en rigor, Evo Morales nuestro seguro servidor.

Segundo en el pataleo, ¿indefinido o androceo? Álvaro García Linera, gallito por donde se vea. “Pataleo de perdedores”, espetó de gesto el Vice, la culpa es de los escaños, y también de la calvicie.

Alguien viene y no es arisca, saca la cresta el humanista, Sacha Llorenti dista, de cualquier burdo izquierdista. ¿No ve conflictos, paradorcito? Será por aprendiz de gallito. “La derecha”, “la derecha”. ¡Vaya al fondo y no se meta! Ya de vuelta a la patraña, Alka-Seltzer para mañana. ¡Ingesta de pollo!, alerta pardiez,

Morales. Un poco de cerdo sugiere, anilina, Cristina. Ni el pollo tiene hormonas femeninas ni el chancho conduce a los matorrales. Está bueno, nutricionistas, tampoco se pasen de especialistas.
¿Tomarlos en serio?, véanlo al twittero Chávez, entretenido con juguete nuevo.

Empalagados consumidores, ¡abajo las grasas, abajo las alas!, la parábola del pollo no alecciona ni a los productores.

Que Dios nos libre de la rocambolesca farsa; de la gallina y la empolladura mendaz. Nos prive del pollo, entero o en trozos; capaz que por el gustito acabemos ligeros.
Evo nos deja perplejos con hormonales discursos, su nicho. Le dicen “Melgarejo”, pobres los susodichos.
Y de nuevo el cacareo. Son el Vice y el ministro faldero. Aturden, dicen “logieros”. Destapan caños con Coca Zero.

Ensalada de pollos homosexuales con bebida cola y calvicie europea. Homosexuales con cola y calvicie envueltos en pollos a la ensalada europea. Pensadores gourmet. Culinaria palaciega.
Hay suelta de palabras: Nobel, Irán, San Aurelio, Tigre, dictadura, Renta Dignidad. La insoportable levedad del ser.

La pareja nupcial del gallinero calienta motores. Luz, cámara, acción. Los gallitos dicen.

Barbillas en remojo que vocero y analistas progobierno, al final de cuentas, tendrán razón. Nada más insignificante que ocuparse de dislates presidenciales en medio de sesudas conclusiones aclimatadas para los pueblos. En Tiquipaya.

Con la seriedad que tanta insignificancia amerita, atendiendo la recomendación del decano de los pollos cochabambinos, digamos que las inconductas o, mejor dicho, las conductas desviadas —quién sabe, por consumo de pollos excedidos en hormonas femeninas— confirman la tesis de Lévi-Strauss de la pluralidad de las culturas a través de sus manifestaciones, en contraposición con la tesis de la unicidad de la condición humana. O sea: bien plurales son estos señores, los gallitos. Y al que le siente el guante, si le gusta, que se lo embuche con papas.
*Óscar Díaz
La Razón

<< Ver mas noticias

Ultimas noticias

Ver mas noticias
Hosting Gratis BoliviaStreaming.Net Musica Online Hosting Gratis BoliviaStreaming.Net